Las medias de compresión son una gran ayuda para mejorar el retorno de la circualción, estos sistemas son imprescindibles para muchas personas que tienen afectaciones circulatorias severas y para algunos pacientes son imprescindibles a la hora de facilitar su movilidad y su independiencia diaria.

Con la llegada del verano y las altas temperaturas surge la pregunta lógica, cómo llevar medias de compresión en verano. A pesar de lo que se pueda suponer, esta es la época del año en las que son más necesarias, según nos cuentan los expertos.

 

Encuentra nuestra selección de medias de verano

 

¿Porque empeoran los problemas venosos con el calor?

 

Nuestro sistema venoso se encarga de transportar la sangre desoxigenada de vuelta al corazón y los pulmones. Para realizar esta función las venas están provistas de un sistema de válvulas con doble función: por un lado ayudan a impulsar la sangre en sentido ascendente y por otro evitan el retorno de la sangre hacia la parte inferior del cuerpo, por el efecto de la gravedad.

Cuando las venas pierden elasticidad, y las válvulas que impulsan la sangre hacia arriba dejan de funcionar adecuadamente, la sangre empieza a acumularse en la zona inferior del cuerpo.

Esto produce una tensión excesiva del sistema venoso superficial, cuyos síntomas son la estasis y el edema. A largo plazo esta acumulación puede degenerar en Insuficiencia Venosa o lo que conocemos como varices.

Con el calor estos síntomas se agravan, ya que las altas temperaturas producen vasodilatación y aumento de la permeabilidad capilar, esto genera un mayor acumulación de líquidos (edema) y empeoramiento del retorno venoso, incrementando la sensación de piernas cargadas, pesadez, hinchazón.

 

Cómo funcionan las medias de compresión

Son una parte muy importante en la terapia para patología venosa, ya que ejercen una presión decreciente: la presión es mayor a nivel inferior y va en disminución para facilitar el retorno de la sangre en sentido ascendente. Por tanto mejoran la circulación y en verano serán especialmente necesarias ya que ayudarán a nuestro sistema circulatorio, ya sobrecargado por el calor, para que no empeore.

 

Soluciones para poder llevar medias de compresión en verano

Existen para el verano medias compresivas elaboradas con entramados más ligeros, materiales que aportan mayor frescor, favoreciendo la comodidad del paciente. En muchos casos el paciente tolera una media con una compresión inferior a la que habitualmente lleva el resto del año, también pueden utilizarse las medias compresivas por la mañana y quitárselas en las últimas horas de la tarde, que es cuando las temperaturas son más elevadas y el paciente tiene mayor molestia.