¿CÓMO PREVENIR LA APARICIÓN DE ÚLCERAS EN EL PIE DIABÉTICO?

1. Examinar los pies a diario

Es conocida la pérdida de la sensibilidad de los pacientes diabéticos, por tanto, es probable que pueda producirse una lesión en los pies sin que sienta dolor. Es importante revisar todos los días sus pies, para ver si hay presencia de ampollas, rojeces, hinchazón, cortes, etc.

2. Higiene diaria

Hay que lavarse todos los días los pies con agua tibia, nunca caliente. Es importante que no deje los pies a remojo en el agua. Es recomendable el uso de un jabón neutro. A la hora de secarse los pies, hay que asegurar que entre los dedos no quede restos de humedad, ya que puede provocar la aparición de hongos. Una vez secos, se recomienda aplicar un poco de crema hidratante en los pies, exceptuando el espacio entre dedo y dedo por la explicación que hemos dado anteriormente.

 

 pies cuidados

 

3. Acuda al podólogo

Es importante tratar aquellas afecciones como pueden ser durezas, callosidades, uñas encarnadas, etc. Por ello, el profesional cualificado para tratar esto es el podólogo. Nunca se debe auto-tratar dichos problemas ya que podemos causar heridas o dañarnos. Se recomienda visitar al podólogo una vez al mes.

4. Utilizar zapatos y calcetines

Con el calzado cerrado siempre hay que utilizar calcetines para evitar las rozaduras y ampollas en los pies. No se recomienda caminar descalzo ni siquiera cuando estamos en casa, porque podemos pisar algo que pueda dañar nuestros pies.

Con respecto al calzado a utilizar recomendamos un zapato cerrado que sea de la talla correcta para que no provoquen heridas. No usar zapatos con demasiado tacón, la altura adecuada de tacón es de 2 cm. Al comprar sus zapatos, hay que asegurarse de que son cómodos y la puntera no sea estrecha.

Por último, antes de ponerse el calzado tenemos que revisar si hay algún borde que pueda molestarnos y causarnos daño.

 calcetin pie de diabetico     zapato para pie de diabetico

 

Las funciones que deben tener los zapatos son:

-          Evitar zonas de presión excesiva: Como hemos visto, el pie del paciente diabético es muy susceptible de sufrir ulceraciones en la piel, por ello es imprescindible que el zapato alivie dichas áreas de presión para evitar este problema.

-          Reducir el impacto del pie: Es decir, tiene que evitar los impactos excesivos que se producen mientras caminamos y que ayude a reducir el movimiento dentro del calzado.

-          Proteger el pie del frío, agua, humedad, roces, etc.

-          Acomodar el pie y estabilizarlo: Es muy importante esta función, ya que generalmente el pie del diabético sufre deformidades como dedos en garra, juanetes, amputaciones. Es importante que el calzado brinde estabilidad y evite el dolor cuando existan estas deformidades.

 

  1. A.      Tipos de calzado:

 

-          Calzado protector: Este calzado está diseñado para reducir las presiones del pie. Evita que se produzca una úlcera o la recidiva de una herida anterior. Se caracteriza por tener una profundidad extra para colocar cualquier soporte plantar y posee un tacón bajo. Actualmente hay gran variedad de calzados protectores, con diferentes durezas en su plantilla, para pacientes con poca/mucha deformidad, suelas más o menos rígidas, etc.

 calzado para pie de diabetico

-          Calzado terapéutico: Este tipo de zapato está destinado a aliviar la presión sobre la lesión o úlcera. Cuando existe una úlcera en el pie es necesario utilizar este tipo de zapatos a medida tipo roller o rocker. Es vital su uso para disminuir las presiones y favorecer la curación de la úlcera, ya que cuando disminuimos el apoyo reducimos el mecanismo por el cual se ha producido dicha úlcera

  calzado terapeutico

 

 

  1. b.      Recomendaciones con el calzado:

 

-          Debe estar hecho de materiales suaves, evitar que sean demasiado rígidos o que tengan costuras que puedan provocarnos rozaduras.

-          Elegir la talla correcta. Puede que suena a obviedad, pero tenemos tendencia a que el pie se adapte al zapato y esto es incorrecto. Si escogemos una talla inadecuada podemos producir roces y fricciones en los pies y como consecuencia las úlceras.

-          La puntera debe ser ancha y no estrecha para evitar que rocen los dedos

-          El tacón no debe superar los 4 cm

-          Debe tener un sistema de anclaje correcto, ya sea velcro, cordones, etc. Esto es importante porque va a ajustarse al pie y va a permitir la marcha del paciente.

-          Usar siempre calcetines cuando se utilice el calzado. Si son de colores claros mejor, ya que, si se produce una herida, el color de la sangre se visualiza mejor en un calcetín de color claro.

 

 cuidado con el calor

 

 5. Cuidado con el calor

Es importante alejar los pies de cualquier fuente de calor directo, como son braseros/estufas, fogatas, radiadores, bolsas calientes, etc. Podemos provocar una quemadura y no sentir que nos estamos quemando.