Bañar a un paciente en la cama

El aseo personal es muy importante, en los casos en que el paciente no pueda realizarlo por si solo y tenga que permanecer en la cama.

Para estas personas, los baños diarios en la cama pueden ayudar a mantener la piel sana, controlar el olor, aumentar la comodidad y la autoestima.

Si el hecho de mover al paciente provoca dolor, se debe de planear el baño en la cama después de que la persona haya recibido un medicamento para el dolor y comprobar haya hecho efecto.

Si el paciente está consciente, motívelo para que colabore tanto como pueda con su baño.

El momento de bañar a un paciente en cama es un buen momento para inspeccionar su piel en busca de enrojecimiento y úlceras, prestando especial atención a las áreas óseas y a los pliegues de la piel al realizar la revisión.

Elementos para un baño en la cama

Básicamente se necesitarán los siguientes accesorios, Parafarmic aconseja el uso de los siguientes:

 

Guantes

Agua caliente

Esponjas y cepillo

Productos para pieles sensibles

Toalla seca

Loción

Provisiones para afeitar

Productos para el cuidado del cabello

Resultado de imagen de sitting

Si lava el cabello del paciente, utilice ya sea un champú seco que se peine o un recipiente que esté diseñado para el lavado del cabello en la cama. Este tipo de recipiente tiene un tubo en la parte inferior que permite mantener la cama seca hasta vaciar el agua más tarde.

 

¿Cómo dar un baño en la cama?


Se deben llevar a cabo los siguientes pasos al dar un baño en la cama:

1º   - Traiga todos los elementos que va a necesitar al lado de la cama del paciente.

2º   - Eleve la cama a una altura cómoda para evitar fatigarse la espalda.

3º   - Explíqueles a los pacientes que usted les va a dar un baño de cama.

4º   - Asegúrese de destapar únicamente la zona del cuerpo que va a lavar. Esto impedirá que el paciente se enfríe demasiado y también le brindará privacidad.

5º   - Mientras los pacientes estén acostados boca arriba, empiece lavándoles la cabeza y avanzando poco a poco hacia los pies.

6º   - A continuación, voltee a los pacientes hacia un lado y láveles la espalda.

7º   - Para lavar la piel del paciente, primero humedézcala y luego aplique suavemente una pequeña cantidad de jabón.

8º   - Verifique con el paciente para constatar la temperatura del agua está bien y que no esté frotándolo demasiado fuerte.

9º   - Asegúrese de enjuagar todo el jabón y luego seque la zona dando palmaditas. Aplique loción antes de cubrir la zona.

10º - Traiga agua fresca y tibia al lado de la cama con un trapito limpio para lavar la zona íntima del paciente. Primero lave los genitales y luego avance hacia las nalgas, lavando siempre de adelante hacia atrás.

Puede encontrar una ámplia variedad de productos para el aseo diario del paciente, además de las ayudas técnicas y productos para la prevención / curación de úlceras.